Wendlant Sessions en La Central: celebrando la convergencia de lo mejor de Ensenada

Iván Gutíerrez

Truena una canción de Los Munrocks en el patio trasero de La Central, vibrando al ritmo de las cervezas que se destapan en la Wendlandt Sessions de este sábado 19 de octubre.  Algunos escuchan la música, otros cuantos conversaron de lo que piensan y sienten, pero, eso sí, todos saborean un buen trago de cerveza. Entre los asistentes hay algunos valientes que se han aventurado a probar la potencia de las dos nuevas cervezas imperiales de esta Session: Perro del Cerro y Super Harry, ambas con más de 9% de alcohol.

La fiesta de esta tarde tiene varios motivos. De inicio, podemos mencionar que representa un homenaje a los talentos locales, integrando en un solo evento lo mejor de la música, la comida y la cerveza de la región. Y es que desde un inicio éste ha sido el objetivo de las Wendlandt Sessions, de acuerdo a Pablo Noriega, gerente operativo de esta cervecería ensenadense: “Iniciamos estas sesiones con la idea de hacer una fiesta al mes, presentar una cerveza nueva y que todos festejáramos su lanzamiento. Se ha hecho una vez al mes desde hace dos años, y nos ha ido súper bien, ¡es ya una tradición!”.

Para la ocasión el destape ha sido de dos cervezas bastante poderosas: la Perro del Cerro (Doble IPA con 9% de ABV) y la Super Harry (Imperial Red Ale con 9.2% de ABV). Ambas superan el 9% de alcohol, llevan diversos lúpulos (americanos y australianos) y mucho DryHop —lúpulos secos que se dejan remojar en la cerveza terminada para darle una explosión de aroma espectacular—. Tal como agrega Pablo, “las dos cervezas son potentes, quizás más del gusto de gente que ya conoce de cerveza y tienen un gusto adquirido. Si te gustan las IPAs puede que aceptas una Doble, si te gustan las Red Ale (que son más amargas y poquito acarameladas) puede que aceptes una con doble poder”.

Ahora bien, desde su lanzamiento las Wendlandt Sessions han procurado ir acompañadas de buena música, es por ello que para esta ocasión la plataforma Med Music preparó una propuesta musical basada en los 80s y 90s, así como música en vivo con las bandas ensenadenses Infante, Herman Haze y Los Munrocks, y los Djs Richard Rex (Tj) y Dj Lobos.

LA CENTRAL, UN RINCÓN DE OAXACA PARA ENSENADA

El tercer elemento de una Wendlandt Session es la buena comida, pero antes de adentrarnos en eso, primero debemos platicarles un poco del espacio que hoy es anfitriona de la fiesta: La Central.  Ubicado San Antonio de las Minas, y fundado por los chefs Javier Plascencia y Alex Ruiz, la propuesta de este destino culinario consiste en traer productos 100% oaxaqueños para que la gente conozca lo de auténtico esta cocina, cuyos sabores resultan ideales para maridarse con los vinos y cervezas de Ensenada.

Tal como lo comenta Brandon Rodríguez, Chef creativo y ejecutivo de La Central, en este restaurante “nos aventuramos a traer cocina oaxaqueña original, desde el chapulín hasta la chicatana, el mezcal, el mole, el chocolate; todo lo traemos desde allá para presentarles tal y como es la cocina oaxaqueña”.

Al respecto, Javier Plascencia nos comenta que el plato fuerte de La Central, la Tlayuda, un platillo que mucho en común con la cocina bajacaliforniana: “hacer una buen tlayuda no es nada sencillo, es usar el mejor maíz para hacer la tortilla, de cecina, chorizo, quesillo, y tiene que tener cabrón, si no es en carbón no es tlayuda, igual que la carne asada, si no está basada en carbón no tiene esa sazón”.

Para esta ocasión uno de los platillos del Chef Brandon fue una fusión “oxacaliforniana”, el dogo oaxaqueño, con el que recrearon un taco de carne originario de la Baja, pero en una salchicha elaborada con ubre de res, costilla de cerde y pcicni de cerdo molido y bañado con mole oaxaqueño a base de chile chilcostle, chocolate y cacao. Otro de los exquisitos platillos de esta fiesta fueron los tacos de barbacoa de cachete de rés: “horneamos la carne por 14 horas en hoyo de barro, luego le agregamos chile chilcostle y chile chilhuacle; los dos chiles son originarios de Oaxaca, van tatemados y con ello marinamos la barbacoa”.

Un aspecto interesante en La Central es que la decoración del lugar refleja la esencia tradicional mexicana: paja en el piso, focos dorados que dan una atmósfera colonial, murales de estilos prehispánicos, papel picado de día de muertos, lámparas con velas y flores de Cempaxúchitl, un altar a un perro llamado Lucas, tapetes de texturas oaxaqueñas, y sillas y mesas que le dan ese toque rupestre al lugar: “buscamos ir más allá de un comedor, el objetivo es que sientas el placer y la comodidad de estar en casa”, concluye el Chef Brandon.

La celebración que nos reunió en La Central también representa el cierre de temporada de este restaurante, que hasta junio del próximo año nos volverá a deleitar con sus delicias oaxaqueñas. Para ser la primera vez que Wendlandt sale de casa para sus sesiones, el escenario fue un éxito rotundo, pues sin dudas lograron su objetivo: llevar los sabores, sonidos y la vibra de su cervecería más allá de su Tap Room. Tal como comenta Javier Plascencia: “La cerveza de Wendlandt es un producto de mucha calidad que se está haciendo en Ensenada, siempre acompañada de buena gastronomía, y si lo juntas es un agasajo: no sólo tenemos buenos vinos, también buena cerveza ¡Sigamos celebrando la fortuna de habitar una región con tanto sazón, sabor y buena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *