Cervecería Transpeninsular: Honrando a La Baja desde un Brew Pub familiar

Iván Gutiérrez

Una gran nave industrial color guinda sobresale entre el camino de palmeras de la carretera Transpeninsular a la altura de Ensenada. Luego de conducir por un tramo carretero siempre es recomendable hacer una parada para descansar, ¿qué mejor que hacerlo en una de las mejores cervecerías de la península?

Al adentrarse en las paredes de este Brew Pub uno descubre que en él se respira la misma libertad que distingue a los caminos de la carretera bajacaliforniana. Si uno se aproxima a conversar con Collin Larry Corrigan, fundador de Cervecería Transpeninsular, entenderá que esto no es casualidad.

Transpeninsular nace de la pasión que le tengo a La Baja tras años de recorrerla en carretera, y se basa en las experiencias que ofrece la península, las memorias que hay en la carretera, como los letreros del camino, las llantas ponchadas, las vistas preciosas, los encuentros con gente estupenda”, comenta Collin desde una de las mesas de su establecimiento.

La barra y las paredes de Transpeninsular llevan tatuados este concepto de andar en el camino, y también incorporan referencias a la cultura bajacaliforniana que suele llamar a viajar, ya sea con una tabla de surf sobre las olas, con una tabla de skate sobre el asfalto o encima de un auto por los kilómetros de su carretera.

DE SAN DIEGO PARA ENSENADA

Nacido y formado en San Diego (SD), el interés de Collin por la cerveza artesanal se remonta a sus 20 años de edad, al descubrir que justo al lado de su pista de skateboard se encontraba una planta productora de Karl Strauss, una de las cervecerías más grandes de SD: “La primera cerveza que probé ahí fue la Red Trolley, que es muy similar a lo que ahora hacemos con 3 Vírgenes —una Hopy Amber Ale con sabores cítricos y ligero caramelo. A partir de entonces comencé a explorar más estilos; era una época en que la cerveza artesanal todavía era bastante nueva en San SD”, comenta Collin al recordar los principios de los 90s, para luego revelar que su primer sorbo de cerveza fue de una lata de Tecate Roja de su padre a los 8 años: «me dijo “hijo, esto va a cambiar tu vida”, ¡y vaya que así fue!», expresa entre risas al recordar aquella fiesta tecatense.

Por más de 30 años Collin se dedicó a trabajar en Baja California en la industria serigráfica, llevando impresiones, tintas y suministros por toda la carretera Transpeninsular. Eventualmente presenciaría el brote de la craft beer en la península, llegando a entablar amistad con los fundadores de Cervecería Insurgente en Tijuana, a quienes vería pasar de cocinar cerveza en casa a producir en gran escala como hacen ahora.

Para el año 2012 el futuro cervecero residía parcialmente en Ensenada, y comenzó a frecuentar los primeros Tap Rooms del puerto, disfrutando la experiencia de algo que extrañaba de casa como era visitar un Brew Pub: “A mis 40 años decidí hacer un cambio de carrera y reconectar con mi pasión por la comida y la bebida, pues si bien había estudiado una carrera culinaria después de la preparatoria, me había apartado de ello por centrarme en la serigrafía. Las cervecerías locales me inspiraron a iniciar y ser pionero en el naciente ecosistema cervecero, que realmente hacía falta en Ensenada; la idea era abrir un Brew Pub para toda la familia, donde pudieran venir todos, incluso niños y mascotas”.

La gestación de Transpeninsular comenzaría en 2015 con la búsqueda de la ubicación ideal para este proyecto emergente, dedicando el 2016 a la construcción de su actual Tasting Room en un otrora edificio de oficinas abandonadas, que reformarían con la ayuda de arquitectos, diseñadores y pintores para darle esa esencia de hangar norteamericano que tiene hoy. El lugar sería entonces decorado con las actividades que se pueden hacer en la Baja, como son carreras Off Road, motocicletas, surf, pesca y patinaje, reciclando además las maderas con la que transportaron su equipo de cocina desde Portland, Oregón.

¡UN BREW PUB PARA TODO MUNDO!

Dont Let Me Down, de Los Beatles, pone el ambiente desde una vieja rockola de las que uno encontraría en un restaurante-bar de paso por la carretera. En una pared a cinco metros de distancia hay una guitarra Fender con las marcas del tiempo en sus texturas, y en la pared de enfrente un letrero con la leyenda de “Jam Session-Open Mic Night”, reafirmando que el rock n roll es parte de las venas de este Tap Room.

Para enero 2017, Collin y su esposa Gabriela Sánchez actual administradora y mente maestra en todas las operaciones de Transpeninsular cumplieron su sueño y abrieron las puertas de su Tap Room familiar. Desde entonces el establecimiento es el único de su tipo en Ensenada, pues cuenta con área de niños, es pet-friendly, y si bien no es un sport-bar, sí transmiten eventos como peleas y partidos deportivos. La música también es parte esencial de este spot cervecero. Basta recordar la celebración del tercer aniversario de esta cervecería para constatar su pasión rockera, una fiesta con cientos de asistentes en donde el propio Collin se dio el gusto de tocar la batería con la banda The Hang Zeros.   

Nuestra comunidad local nos ha respaldado mucho y es muy diversa, vienen desde universitarios hasta pescadores, agricultores de maneadero, deportistas, familias enteras. También nos visitan muchas personas de Tijuana y Mexicali, que vienen por recomendación de cerveceras amigas en esos municipios, y claro hay muchos visitantes del resto de México y de otras partes del mundo”.

Una cualidad que resalta en las instalaciones de Transpeninsular es que los fermentadores forman parte del “decorado” del lugar, un detalle que Collin implementó a partir de sus experiencias en los brew pubs de Portland: “Le llamamos Tank to Table. Queremos que la gente pueda ver parte del proceso mientras disfruta su cerveza, para que vaya conociendo más de su elaboración y claro, de la cultura cervecera”.

ESTILOS CERVECEROS PARA HONRAR A LA BAJA

No sólo el Tap Room de Transpeninsular lleva a La Baja en su ADN, sino también sus estilos de cerveza de línea, cuyos nombres son referentes a diferentes puntos en el mapa, memorias y experiencias en la carretera. Están, por ejemplo, 3 Vírgenes, una Hopped Amber Ale de sabores cítricos, ligero caramelo y presencia de malta, nombrada a partir de tres volcanes durmientes en el camino de San Ignacio a Santa Rosalía; Carretera 3, una IPA de sabor y aroma intenso a lúpulo, bautizada en honor a la carretera que te lleva de Tecate a Ensenada atravesando el famoso Valle de Guadalupe; La Curva, una DIPA con aroma a mango y amargura balanceada con leve dulzor de miel, inspirada en las curvas intensas del camino bajacaliforniano; Tierra Clara, una Blonde Ale de sabores suaves que resulta ideal para quienes empiezan a tomar cerveza artesanal, pensada para ser una acompañante de largos viajes; y Punta Baja, una light lager con aromas sutiles de especies y ligero dulzor de maíz, elaborada a manera de tributo a los langosteros de La Baja.

Entre las cervezas de Transpeninsular también se encuentran Playitas, una Session IPA con aroma a malta, frutas y cítricos, que lleva el mismo nombre que una zona residencial cerca de la carretera Transpeninsular de Ensenada; KM 5.5, una deliciosa Milk Stout con avena y chocolate, un kilómetro que sólo encontrarás en esta cervecería; y Bahía Escorpión, una Porter con aroma de café y chocolate, inspirada en las magníficas olas de este destino surfero.

Actualmente Cervecería Tanspeninsular cuenta con 5 estilos de línea en su Brew Pub, y rotan de 9 a 12 otros estilos que realizan como colaboraciones, cervezas de estación y variedades de una sola ocasión. Las cervezas de Transpeninsular han sido acreedoras de una decena de premios desde su lanzamiento, cuyas medallas y reconocimientos se pueden apreciar detrás de la barra mientras uno pide su cerveza. Sobre esto Collin dice estar orgulloso de que las cervezas ganadoras sean las mismas que manejan de línea, puesto que ello remarca dos cualidades de esta cervecería: mantener la calidad y la consistencia en sus recetas. Esto lo refrenda Francisco Ayala, encargado de ventas exteriores y eventos:

“Somos los nuevos, apenas llevamos 3 años, pero la consistencia y la calidad de nuestras cervezas nos han ayudado a crecer con rapidez. Es como un puesto de frutas, si tú vas y pides un licuado de fresa que te supo delicioso, probablemente en ese momento las fresas estaban muy dulces, y vas dentro de siete meses o el próximo año y ya no te supo igual. Pasa lo mismo con la cerveza, las maltas son diferentes, crecen con diferente clima, los lúpulos también, si hay mal clima ya no tienen el mismo sabor, entonces hay que adaptar las recetas. Entonces nosotros hemos logrado que a pesar de todas las variables nuestras cervezas mantengan su calidad”.

Si bien Cervecería Transpeninsular tiene mucho de que sentirse orgullosa, uno de los méritos que más enarbolan es el haber sido los pioneros en enlatar cerveza artesanal en Ensenada. Desde hace aproximadamente dos años y medio Collin tomó la decisión de enlatar todos los estilos de línea de Cervecería Transpeninsular, dejando únicamente los estilos sin mucho lúpulo en botellas: “Tomamos el riesgo de ir más allá cuando todos pensaron que estábamos locos, pero sentíamos que las latas eran el futuro y así fue. El producto enlatado tiene mejor calidad porque la cerveza no recibe luz y hay poca o nula oxidación. Y pues bueno, we are the can guys”, comenta Collin entra risas.

EL SABOR DE LA HERMANDAD CERVECERA

Son varios los factores que han permitido que Transpeninsular alcance tal calidad en sus cervezas, como son las relaciones comerciales que tiene Collin con grandes cervecerías de San Diego mismas que le ayudan a conseguir hops (lúpulos) y maltas únicas en el mercado—, la “limpieza obsesiva” que hacen cada vez que cocinan “no tomamos atajos en la limpieza cuando se trata de un producto que va a ser consumido”, comenta el sandieguensey, por supuesto el trabajo en equipo: “todos trabajamos como hermandad, desde los cocineros hasta al que atiende a los comensales y el que comercializa, todos tenemos una mentalidad de colectivo, de familia, con el objetivo de que la cerveza vaya acompañada de esta filosofía fraternal desde su elaboración hasta su consumo”.

La hermandad de Transpeninsular no se limita al núcleo interno de la cervecería, sino, por el contrario, es una visión que Collin ha buscado transmitir al resto de la comunidad cervecera de Ensenada, al punto de ayudar a muchos micro-cerveceros en el lavado de sus barriles, compartirles lúpulos y maltas y apoyarlos en el enlatado de sus cervezas.

Por supuesto, la mejor forma de mostrar fraternidad en el gremio cervecero es realizando colaboraciones, y en sus tres años de existencia Transpeninsular ha hecho decenas de ellas con cervecerías de todos los niveles en ambos lados de la frontera, incluyendo a Insurgentes, Pizza Port, Alpine Brewery, Misioneros, Casco, Nórdica y una lista muy larga.

Entre las últimas cervezas elaboradas por Transpeninsular se encuentran Flor de Capomo, una Hoppy Wheat cocinada y comercializada a manera de “co-branding con Cerveza Cardera, con quienes Collin mantiene muy buena relación. Esta cerveza se distingue por su base de trigo y dulzor ligero con aromas cítricos y herbales derivados de lúpulos aromáticos, y recientemente fue premiada en el Ensenada Beer Fest 2019 con medalla de bronce. Otra colaboración reciente hecha por Transpeninsular es la Gonzaga Bay, una sour cocinada con la cervecería Thorn Brewing, quienes son oriundos del otro lado de la frontera.

Sin embargo, quizás la muestra más representativa de la sinergia que se puede alcanzar cuando hay fraternidad cervecera es el proyecto “6 penínsulas”, una serie de seis estilos diferentes elaborados por seis cervecerías de Ensenada, bajo lo que Collin describe como la “nueva ola de cerveceros” del puerto: “Este proyecto lo integramos Casco, Arte Real, Nórdica, Misioneros, Armor y Transpeninsular. Es realmente divertido juntarnos porque se siente la comunidad, siento que traen unas ideas increíbles y definitivamente son la nueva generación que van a levantar mucho la escena cervecera local. Ya sacamos la primera cerveza, una Belgian Pale de nombre 6 penínsulas que hicimos aquí en Transpe, y a continuación sigue una Hefeweizen que vamos a cocinar con Arte Real”.

Siguiendo esta idea de una comunidad cervecera, Collin dice que si tuviera que recomendar sus tres cervezas favoritas de la región escogería la Lupulosa (Insurgentes), la Mosice (Cardera) y la Vespa Coffee Stout (Casco). Y bueno, si de cervezas de Transpeninsular se trata, la Carretera 3 sería la ganadora.

Así que la próxima vez que quieras recordar todo lo bello que tiene que ofrecer La Baja, desde sus paisajes únicos hasta la fraternidad de su gente y claro, la calidad de su cerveza artesanal, ya sabes a donde acudir. Como bien comenta Collin, en Cervecería Transpeninsular encontrarás un espacio para descansar de tu viaje por la carretera, para brindar con los amigos y familia, y un auténtico brew pub donde beber como se debe: “Somos como un espacio para todos, vienes aquí y vas a encontrar buena comida, buena cerveza y un staff muy amable; quienes trabajan de cerca con el equipo de cocina, así que te pueden enseñar mucho del proceso de la cerveza. ¡Luego de visitarnos te aseguro que vas a querer llevarte un six pack para el camino!”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *